Escribir la historia reciente de la música popular cubana es imposible sin hacer referencia a Polo Montañez. Sin haber estudiado música, el pinareño tenía una capacidad extraordinaria para asimilar los sonidos de la música cubana, en especial el son.