Si ya has decidido estudiar música en La Habana, prepárate psicológicamente para algo más. Aunque no sea tu idea, es imposible en la capital de todos los cubanos pasar sin vivir también la música que inunda cada uno de sus barrios.