Cuba cuenta en su reportorio cultural con grandes compositores, pero posiblemente ninguno haya alcanzado la talla de Ernesto Lecuona.