Hablar de la música cubana en el siglo XX sin referirse a la Nueva Trova es casi un sacrilegio. Hablar de la Nueva Trova sin mencionar a Pablo Milanés y sus canciones, es un pecado capital.