Es casi imposible separar el baile de la música cubana. Aunque la forma de bailar del cubano se enseña en todo el mundo, no hay mejor forma de aprenderlo que en la Habana.