Con cada mañana, San Cristóbal de la Habana se despierta entre el aroma del café y los cantos de los gallos para continuar con su historia centenaria.