Ninguna fiesta habanera acaba cuando suena alguno de los discos de Habana Abierta. Tal como lo hiciera el Grupo de Experimentación Sonora del ICAIC (GESI)