Aún recuerdo aquellas tardes de sábado de la época del 70 del siglo pasado, en que mi mamá me llevaba a la Plaza de la Catedral, cerca de la bahía y en pleno corazón del Casco Histórico de la Habana Vieja.