Como la propia Juana Bacallao dice “no puedo salir a la calle porque el pueblo me adora” y “esta carita fea la mandó Dios a la Tierra para divertir a la gente”. Y no hay persona que se refiera a Juana Bacallao sin esbozar una sonrisa.