No se puede hablar de música cubana sin mencionar a Enrique Jorrín, el carismático creador del chachachá