¿Quién podría imaginar que aquella niña inquieta llamada Yissy García, tuviera esas dotes de percusionista? Al que lo hiciera, no le faltaban razones.