La historia de los cuartetos vocales en Cuba nunca estaría completa si no se menciona a Los Zafiros.

Con sólo cuatro voces y el acompañamiento de una guitarra eléctrica, este grupo musical cubano de las décadas de los 60′ y 70′ causó verdadero furor, no solo en la isla, sino también fuera de ésta.

De cómo nace una gema

Captura de pantalla 2017-02-03 a las 9.55.36

Los Zafiros

De sus integrantes, solo Miguel Cancio tenía cierta experiencia vocal. Después de haber participado en el coro de la Escuela Normal, Miguel había formado parte del grupo vocal de Facundo Rivero y había estado de gira seis meses por Venezuela. De su amistad con Leoncio Morúa y su relación con el compositor Néstor Mili, conocen a Ignacio Elejalde, quien trae al grupo al chino Eduardo Elio Hernández.

Así, en casa de Néstor, Miguel, Leoncio, Ignacio y Eduardo comienzan juntos a cantar y nace lo que más tarde sería Los Zafiros. A estas cuatro voces se sumó el guitarrista Óscar Aguirre. Las primeras canciones de Los Zafiros serían Mi Oración, Y sabes, Linda chiquita, Cuando yo la conocí y La caminadora. Armados con este repertorio, los cinco jóvenes comenzaron a darse a conocer, primero por los bares de su natal Cayo Hueso y luego por toda La Habana, Cuba y el mundo.

Los Zafiros en grande

Los Zafiros se presentaron por primera vez en la televisión en el programa Música y Estrellas, de Manolo Rifat. Tal fue su éxito que en poco tiempo aparecieron también en Desfile de la Alegría con la gran Rosita Fornés y seguidamente en El Casino de la Alegría con Germán Pinelli.

Su primera gran peña fue en el cabaret Oasis de Varadero, y luego al Cabaret Nacional del Prado y el cabaret Caribe del hotel Habana Libre. Su despegue definitivo llega en 1965 con su viaje a París, como parte del Music Hall de Cuba. Allí compartieron espectáculo como Los Papines, Pello el Afrokán y Elena Burke.

Algunos cambios, el mismo éxito

Óscar Aguirre, el guitarrista y director musical, sale de la banda para trabajar en el extranjero en 1966 y es sustituido por Manuel Galbán, que comienza a fungir también como director del grupo. El verdadero mérito de Los Zafiros constitió en que, a pesar de trabajar la línea de los clásicos cuartetos vocales norteamericanos que abundaban en aquella época, como The Platters, incluían en su música elementos puramente cubanos como el bolero y la rumba y otros caribeños como el calipso, además del bossa nova, con el twist, el doo-wop, el R&B y el rock. Grabaron el LP Los Zafiros (1963), Bossa Cubana (1963-1967), y sus canciones antiguas se remasterizaron en Los Zafiros Story CD (2006)

Una gema que se apagó lentamente, pero aún brilla

Los Zafiros, luego de más de diez años de éxito, se separan en 1973. Manuel Galbán siguió su camino en la música e integró el Buena Vista Social Club. Se alzó en el año 2003 con el Grammy Latino por su disco Mambo sinuendo. Falleció el 7 de junio del 2011.

Eduardo Elio, de afinación tenor y voz principal de muchas de las canciones de Los Zafiros, muere en 1995. Ignacio, falsete y tenorino, falleció en 1981 de un infarto. Leoncio fue atropellado por un autobús y falleció en 1983. Miguel, radicado en Miami, colaboró en la realización de la película Zafiros: Locura Azul, estrenada en 1997 en el Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano.

Los Zafiros fue un grupo que, tomando lo mejor de la escena internacional, supieron integrarla a las corrientes de la música cubana con un éxito que aún tiene un impacto en la forma de armonizar de los cuartetos vocales cubanos.

Su legado sigue vivo en grupos como Los Nuevos Zafiros, que hacen tributo a este mito de la música cubana.

Add Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Phone: +53 7 878 15 86
Calz de Ayestarán between Santa Ana and Ave. Independencia. (Paradero #124).
Havana, Cuba