Ray Fernández es uno de los raros casos, en los que el artista se dio a conocer después que sus canciones.

ray-fernandez

Ray Fernández

Parece imposible, pero así fue. A inicio de los años 2000, su canción “La Yuca” era coreada por muchos (…lucha tu yuca, taíno, lucha tu yuca…), se divulgaba de mano en mano; pero pocos conocían a su autor.

Por su mordaz humor y su fuerte crítica social no faltó quién se la atribuyera a Frank Delgado. Así se afianzó el primer éxito del trovador de Alamar, barrio periférico de la capital cubana. Parte de la llamada quinta generación de la Nueva Trova, Ray Fernández se convirtió en un crítico de su tiempo, con su guitarra como fusil y siempre acompañado de su buen humor.

Los inicios de Ray Fernández

Ray Fernández, cocinero de formación, comenzó sus andanzas creativas escribiendo poemas, o “intentos de poemas” como él mismo los describe. Fue un amigo suyo quien le dio la idea de musicalizar esos textos, aprovechando su voz clara y profunda.

Así fue como Ray Fernández conoció la guitarra y comenzó a componer con ésta. Tras un incidente por el cual perdió su trabajo como cocinero, Ray empieza a ganarse la vida con su guitarra al hombro, cantando de todo un poco en el malecón habanero como trovador, trocando sus canciones por un par de dólares.

A la par, ofrece sus primeras actuaciones en la Casa de la Cultura de Alamar. Conoció al trovador Eduardo Sosa durante unas Romerías de Mayo, coincidiendo nuevamente con él y Vladimir Zamora poco tiempo después. Y así comenzaron sus participaciones en los eventos y peñas organizados por la revista El Caimán Barbudo y en el festival Longina en el Centro Hispanoamericano de Cultura. En medio de estas andanzas, Ray Fernández graba un demo titulado Entre la piedra y el sueño, con material en vivo grabado como parte del proyecto Verdadero Complot.

Un trovador, más que reconocido, que hay que reconocer

En el año 2009, la carrera artística de Ray Fernández se consolida con dos eventos importantes: la grabación de su primer disco con la discográfica EGREM y la inauguración de su peña en el club Diablo Tun Tun, en La Casa de la Música de Miramar. Su disco, titulado Paciencia, tuvo una gran acogida tanto por el público como por la crítica. Estuvo entre los nominados al premio Cubadisco, en la categoría Trova-Fusión.

Destacaron canciones como “El Gerente”, “Tenerte un año”, “Tentaciones” o la canción que le dio nombre al disco: “Paciencia”. Tras presentarse en varios clubes, fue la Casa de la Música de Miramar quien le diera el voto de confianza. La peña de Ray Fernández los jueves por la tarde en el Diablo Tun Tun se ha consolidado a lo largo de los años, como una de las mejores descargas habaneras.

El contenido de la obra de Ray Fernández

Ray Fernández es un exponente de la canción crítica e inteligente, que ha caracterizado siempre al movimiento de la Nueva Trova. Temas como el ya mencionado “La Yuca”, “El obrero”, “El gerente”, “Matarife” o Mamá, ando contento” se antojan crónicas sociales, críticas a la realidad en la que se desarrolla la vida creativa del trovador.

A pesar de su prosa ácida y mordaz, el buen humor y un optimismo reconfortante se respiran entre sus acordes. Quizás por eso es que su popularidad ha crecido y su éxito es ya un hecho innegable. Aún cuando no ha sido favorecido por los medios de comunicación, incluso censurado en algunas ocasiones, los cubanos de pura cepa reconocen en su voz a un artista que no teme decir la verdad. Porque así es cuando un cubano se decide empuñar la guitarra como la hace Ray Fernández.

Si eres amante de la música de este autor, comparte este artículo en tus redes sociales para que tus amigos conozcan también del arte de Ray Fernández. Y no te olvides dejar un comentario sobre este cantautor, a favor o en contra. Porque tu opinión cuenta y los músicos amamos la polémica.

Add Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Phone: +53 7 878 15 86
Calz de Ayestarán between Santa Ana and Ave. Independencia. (Paradero #124).
Havana, Cuba