Rita Aurelia Fulceda Montaner y Facenda nació el 20 de agosto de 1900 en el municipio de Guanabacoa.

Hija de un matrimonio donde se unió lo mulato y lo blanco, Rita Montaner siempre estuvo vinculada tanto a la música de los grandes salones como a los toques populares que inundaban las calles de su municipio. Desde pequeña demostró afición por la música, por lo que sus padres decidieron, en 1910, que ingresa al Conservatorio Peyrellade.

Se graduó con 17 años en canto, piano, armonía y composición. Al momento de su graduación obtiene la medalla de oro en el Concurso de Sexto Año de piano con un concierto en sol menor de Mendelsohn. Curiosamente, uno de sus más populares coterráneos, Ernesto Lecuona, también participó en el certamen.

La nueva voz del teatro lírico cubano

rita-montaner

Rita Montaner

En 1922 Rita Montaner es invitada por Eduardo Sánchez Fuentes, destacado compositor de habaneras, a participar en la temporada de teatro lírico en La Habana. Con la presentación de dos danzas para piano de Jorge Anckerman, Señorita y Reinando y llorando, Rita Montaner se ganó rápidamente la admiración del exigente público que llenaba el teatro.

Su porte elegante, su formidable sonrisa y la potente voz que la caracterizaban, no podían menos que sacar alabanzas. Las posteriores actuaciones de La Montaner en los teatros habaneros se caracterizaron por la presentación de obras de los más renombrados compositores de la época como Lecuona, Sánchez de Fuentes, Roig y Anckerman.

Con la inauguración de una nueva temporada de zarzuelas, Rita se consagra definitivamente dentro de la música cubana gracias a las formidables partituras de los maestros Grenet y Lecuona.

La interpretación de Ay, Mamá Inés por una Rita Montaner vestida de negrito calesero, adquirió fama nacional rápidamente y luego pasaría a recorrer la escena internacional. Tanta era la afición del público que la popular cantante debía entonar la pegajosa melodía repetidas veces en una misma presentación.

Rita Montaner: aristas diferentes de un mismo sueño

La inauguración de la radio en Cuba en 1922 recibió a La Montaner con dos populares canciones de José Mauri y Sánchez de Fuentes. Su papel de Lengualisa la chismosa, lograba caricaturizar al presidente Grau con un humor magistral, personaje que sería llevado al cine con posterioridad por la misma Rita Montaner. Desde 1926 comienza a realizar giras mundiales, actuando en destacados escenarios y sobresaliendo allá donde se presentara.

Estados Unidos, París, Londres, España, Argentina, México y Venezuela fueron de los países que acogieron a la afamada artista cubana. En 1933 realiza su debut cinematográfico en una película mexicana llamada La noche del pecado.  Este sería el inicio de un largo recorrido en el mundo del cine, con filmes como Sucedió en La Habana (1938), El romance del Palmar (1939), Romance Musical (1942) y La Única (1952).   

Rita Montaner destacó por su capacidad de mezclar en su voz espontaneidad, sinceridad y un amplio registro vocal. Digno de recordar es la forma en que cantaba El Manisero, vinculando lo culto y lo popular en un estilo puro y único. Lamentablemente, esta artista falleció el 17 de abril de 1958, víctima de cáncer.

Si te ha parecido interesante y amas la música de esta estrella cubana, comparte este artículo en tus redes sociales para que tus amigos la conozcan. Y si quieres saber más sobre música cubana, suscríbete a nuestro portal.

Add Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Phone: +53 7 878 15 86
Calz de Ayestarán between Santa Ana and Ave. Independencia. (Paradero #124).
Havana, Cuba