La guitarra es uno de los instrumentos que casi siempre está presente en la música cubana. Traída a estas tierras por el conquistador español, de sus seis cuerdas salen muchos géneros autóctonos como el son, la guaracha, el bolero o la trova.

Pero no solo los ritmos populares se deleitan con sus notas. La llamada música clásico, de concierto o culta también se aprovecha de las posibilidades interpretativas de este instrumento. Y a cultivarla ha dedicado gran parte de su vida la maestra Rosa Matos.

Una guitarrista con nombre de flor

rosa-matos

Rosa Matos

Nacida en la Tunas el 17 de agosto de 1972, Rosa desde pequeña tuvo inclinación por el arte. Ella recuerda que siendo muy pequeña le escribió una carta a su padre, en aquel entonces de misión en el hermano pueblo de Angola, pidiéndole permiso para ingresar en una escuela de ballet, o si no que la dejara tocar con la orquesta Ritmo Oriental.

Fue una suerte para la música cubana que Rosa se decidiese por la guitarra. Comienza a estudiar en la Escuela Provincial de Artes de Las Tunas, para luego continuarlos en la Escuela Profesional de Música de Camagüey José White. Finaliza sus estudios superiores en el Instituto Superior de Artes (ISA), recibiendo tutoría de grandes profesores y concertistas como Harold Gramatges, Rey Guerra, Joaquín Clerch y Jesús Ortega.

Un camino lleno de premios

Durante su carrera como estudiante, Rosa Matos gana a los 12 años el primer premio en el Concurso Amadeo Roldán de enseñanza artística, el Musicalia del ISA y el Concurso de Música Cubana Adolfo Guzmán de 1984 y 1986.

Se gradúa en 1998, año en el que se alza con el premio del evento más relevante de la guitarra en Cuba, el 11no Concurso y Festival de la Habana, ganado por primera vez por una mujer. Tal fue su maestría interpretativa, que recibió además el Premio a la Maestría Artística del ISA, el Premio de la Radio Cubana y el del maestro Ichiro Suzuki y el lutier Masaru Kono.

De Cuba hacia el mundo

Fue tal la impresión que Rosa causó en el maestro Leo Brouwer, que este la invitó a acompañarlo en la gala Noche de Andalucía, junto a la Orquesta Sinfónica de Córboda en 1999. Durante ese año, ambos trabajan codo a codo en escenarios de Costa Rica, Liechtenstein y México.

Ya en el siglo XXI, Rosa no ha cesado en su vertiginosa carrera, presentándose en escenarios franceses y salvadoreños, sola o en presentaciones con orquestas de cámara, tríos y cuartetos. Grabó en el 2004 con el sello EGREM su primer disco, titulado Ángeles y Demonios, con obras de autores cubanos.

Más tarde, en el 2009, vuelve a grabar con la misma disquera Elogio en Espiral, donde rinde homenaje a su mentor Leo Brower por sus setenta cumpleaños. En este disco, Rosa Matos transita la obra del genial músico cubano desde sus primeras piezas hasta las más modernas, imprimiendo su toque interpretativo a cada uno de los cortes del disco.


Pero Rosa va más allá: contribuye a formar a las nuevas generaciones desde las aulas del ISA, la Universidad Nacional de Costa Rica y la Universidad Autónoma de Zacatecas.

Si quieres conocer más sobre música cubana, no olvides suscribirte a nuestro portal. Y, por favor, ayúdanos a promover la buena música compartiendo este artículo en tus redes sociales y dejándonos un comentario.

 

Add Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Phone: +53 7 878 15 86
Calz de Ayestarán between Santa Ana and Ave. Independencia. (Paradero #124).
Havana, Cuba