En la década de los años 20 del pasado siglo, emergía un nuevo movimiento dentro de la música cubana.

En él, se perdían las fronteras entre la trova tradicional y el contagioso son oriental. Esta llamada trova intermedia tuvo en María Teresa Vera, Miguel Matamoros y Ñico Saquito a sus más grandes promotores e intérpretes. Supone una mezcla del lirismo trovadoresco con la armonía de los ritmos bailables

Así se incorporan los tríos y los cuartetos a la escena musical, creándose también subgéneros como el bolero son, la guaracha y el son más moderno. Y uno de los tríos más destacados en esta corriente, especialmente en la guaracha, lo fueron Las Hermanas Márquez.

No eran exactamente tres…

hermanas-marquez

Las Hermanas Marquez

En honor a la verdad, no eran solo tres hermanas, y el trío en ocasiones fue cuarteto. Su popularidad cobró auge entre los años 40 al 60 del siglo XX. Llegando a ser una de las agrupaciones favoritas no solo de la Isla, sino del continente americano.

El padre de estas divas, Alberto Márquez Gómez, fue un relevante músico y maestro, que fundó en la Villa de Puerto Padre la Banda Municipal en 1914. Prolífico también en la vida, Alberto tuvo catorce hijos, once de ellos mujeres. Seis de ellas llegarían a integrar Las Hermanas Márquez, que a su vez se desdoblaba en dos tríos.

Las Hermanas Márquez debutaron en 1931 en su ciudad natal, siendo el primer trío femenino de que se tiene constancia en Cuba y toda Latinoamérica. Se presentan al año siguiente en Santiago de Cuba, con gran éxito de público y crítica.

El grupo estaba compuesto por Zaida (voz), Alba (voz), Esther (guitarra), Albertina (claves), Caridad (maracas) y Nersa (voz). Estas tres últimas son las que más tarde se consagran finalmente y pasan a la historia como Las Hermanas Márquez.

La escuela de Santiago y el ascenso

Es en esta ciudad donde las seis hermanas se asientan hasta finales de los años 30, período en el cual interactúan con lo que más vale y brilla en el panorama cultural del Oriente cubano.

En 1937 audicionan en la capital para varias emisoras y teatros, presentándose en el Martí y en el América, y las estaciones RHC, CMQ y Radio Lavín. En este período Las Hermanas Márquez compartan escenario con Esther Borja, Miguelito Valdés, Bola de Nieve, Orlando de la Rosa y Rita Montaner, entre otras figuras relevantes de la época.

Graban con la RCA Victor en 1941, haciendo gira luego por Puerto Rico, Haití, Panamá y México, a donde regresan en 1946 a volver a grabar y participar en la película mexicana Pervertida. En 1947 fueron aclamadas por la crítica como la mejor agrupación vocal de Cuba.

A esto siguieron unos años 40 y 50 llenos de giras, lauros, discos y apariciones en la pantalla grande que lanzaron a Las Hermanas Márquez al estrellato. Por cuestiones económicas, ellas deciden asentarse en los EEUU a finales de los años 50.

Últimos años

En 1965, luego de una pausa en sus carreras, Las Hermanas Márquez sacan a la luz su LP Las Hermanas Márquez vuelven, promesa que deben romper durante los años venideros por la enfermedad y muerte de sus padres.

No es hasta 1990 que Albertina y Nerza vuelven a escena, y graban en el 2002 el CD Rumor con Paquito D´Rivera. Graban luego Mi Tierra y participan en el proyecto Buena Vista Social Club.

Luego tan larga pausa, Las Hermanas Márquez obtienen en el año 2010 el Premio de la Excelencia del Grammy Latino.

Si quieres conocer más sobre música cubana, no olvides suscribirte a nuestro portal. Y, por favor, ayúdanos a promover la buena música compartiendo este artículo en tus redes sociales y dejándonos un comentario.

Phone: +53 7 878 15 86
Paradero #124 (Ayestarán e/ Boyeros y Santa Ana)
La Habana, Cuba