Son numerosos los estudios que han corroborado la importancia para el desarrollo infantil de recibir clases de música. Mucho más que el beneficio presente y futuro de poseer la habilidad de tocar un instrumento